Cada vez es más constante la queja de los docentes sobre la dificultades que tienen los estudiantes para atender y conectarse con los discursos académicos  y seguir las nuevas rutinas del trabajo universitario.  ¿por qué cada vez sentimos que hablamos en distintos idiomas o no logramos capturar la atención de nuestros estudiantes? ¿Quienes son estos nuevos jóvenes que llegan a la U?

Parecen nuevos inmigrantes, en ocasiones los docentes siente que hablan otro idioma y que no hay interlocutores en sus aulas de clase y que los estudiantes están interesados en todo menos en la contenidos académicos. Intentemos comprender un poco el por qué este desinterés permanente en ellos.

Pocas veces escuchamos lo que tienen para decirnos los jóvenes actuales sobre lo que fue su experiencia escolar a lo largo de 12 años de transitar el camino de la “educación” . En su mayoría los nuevos bachilleres expresan que nunca lograron construir una la relación con el conocimiento interesante y placentera y por lo contrario, estar en el colegio fue una experiencia negativa o divertida pero  no de formación.  Para muchos tener que cursar materias que no resultaban atractivas ni formadoras, o permanecer en clases en la cuales se aburrían, fue una situación cotidiana y obligada; por tal motivo, idearon maneras de hacer de la vida escolar algo atractivo, pero sin tener que estudiar. Aprendieron a ir al colegio a todo menos a aprender. Así el colegio se transformó en un espacio de encuentro entre pares para compartir y socializar intereses juveniles, experiencias divertidas, y charlas que no guardaban relación alguna con lo académico.  

Leer más