Llegar a la universidad no es una experiencia grata para todo aquel que ingresa, para muchos el inicio del proceso universitario viene acompañado de miedos, desafíos, desencuentros y desilusiones. Más aún la experiencia se hace más difícil y tortuosa  cuando se está  lejos de familia, de los amigos y nos enfrentamos a nuevas experiencias que poco o nada comprendemos; Cuando todo lo que sucede a tu alrededor te resulta extraño: ¿qué hacer?  ¿Con quiénes  contar?  

El proyecto Universidad y Culturas desde hace ya 8 años se ha interesado en las dificultades que enfrentan los estudiantes  primiparos y las condiciones académicas en las que actualmente están llegando a la Universidad del Valle.  A través de los cursos de Vida Universitaria hemos podido comprender cuáles son las principales dificultades y derroteros que deben afrontar los estudiantes y hemos logrado acompañar de una manera diferente, creativa y reflexiva estos primeros pasos por la universidad;  nuestro objetivo fundamental es que estos jóvenes puedan construir un camino positivo en la U y no sólo lleguen a sumar fracasos y decepciones sino una posibilidad real de culminar sus estudios universitarios. Veamos un poco de lo que hemos aprendido en estos años y queremos compartir con ustedes…

 

 

Palabras de un primiparo de ingeniería industrial, sobre sus expectativas en la universidad y con su carrera

“Un sueño que se hace realidad, cuantas veces soñé caminar por estos corredores, no como espectador, no como visitante. Quería ser parte de la Universidad y por fin caminaba en sus grandes y largos caminos  como un miembro más de ella. Pero, ¿Por qué me siento tan abrumado? ¿Por todo me resulta tan extraño?

Han pasado ya dos semanas, desde que  me estrene como estudiante universitario, dos semanas que me parecen dos siglos. Recuerdo ese primer día, y casi puedo decir que sentí miedo,  como cuando era niño en mi primer día de guardería la primera vez. Sólo ahora, no había nadie que calmara mis ansias, nadie que me dijera “no te preocupes, aquí vas a estar bien”.   Todos los universitarios me parecían tan extraños, todos tan distintos y con tan extrañas formas de vestir, hablar y conducirse por esta grande valle.  También recuerdo que pase largas horas pensando como me vestiría para venir a este espacio, en el que todos pueden expresar sus gustos, pero al mismo tiempo nadie te conoce , te mira bien o mal por lo que digas o hagas o como te vistas.  Pero esa libertad de ser y “hacer” también me exigió de alguna manera pensar de que manera voy a poder vivir la vida universitaria.  Me da miedo todo lo que me cuentan, los cursos, los profesores, la carga y exigencia… Me pregunto ¿Seré capaz con la U?,  ¿estoy listo para los cursos?, ¿qué tan difícil son las materias?

Algunos me dicen, en la universidad eres libre, no es como en el colegio, pero me asaltan las dudas.  ¡Libertad!,   esa palabra es tan extraña y ambigua que no logro aún saber que tanto puedo comprenderla. Sólo creo saber que esa libertad sin juicio  puedo llevarme por caminos insospechados, incomprendidos ¿Cómo vivir lo que no conozco? ”

 

Estudiantes de varias carreras de la Universidad del Valle cuentan su experiencia después de salir del colegio y llegar a "La U". Todos coinciden en la diferencia entre el mundo escolar y el universitario y en el "choque" que significa cambiar de ritmo de trabajo.